Categorías
Zeitgeist

2020: Una nueva esperanza

Ha pasado bastante (bastante) tiempo desde la última vez que decidí escribir en este blog, el cual comenzó y se detuvo con la misma rapidez e intensidad, únicamente con 6 posts en su haber.

Fue todo un problema de expectativas contra resultados: pensaba que formar parte de las huestes de reseñadores iba a calmar mi frenesí lúdico (o al menos reducir sus alarmantes niveles), pero nada más lejos de la realidad: el pack completo (blog, perfil en diferentes redes sociales, «estrategia» de publicación de contenido, edición de imágenes, etc.) terminó suponiendo para mí una carga, una tarea más en mi ya saturado calendario. No tenía sentido.

Resulta que la solución era bastante sencilla: necesitaba encontrar un grupo de juego (algo que puede ser especialmente complejo cuando tienes pareja, dos niños pequeños, un trabajo exigente…). Por suerte, 2019 ha sido el año en el que me ha sonreído la diosa Fortuna y se ha podido fraguar un grupo genial de jugones (integrado casualmente por gente en mi exacta situación).

Es por todo esto que decido plantear un nuevo enfoque para este espacio y utilizarlo para publicar contenido de un modo más casual sobre mis dos temas preferidos: los juegos de mesa y el desarrollo web (los cuales forman parte irremediable de mí y parece que se quedarán por algún tiempo).

Y aquí estamos, comienza un nuevo año y es de rigor realizar una pequeña retrospectiva de cómo han transcurrido estos últimos 365 días. En este caso, el cierre de una década (triggered) parecía la ocasión perfecta para resumir con más o menos detalle lo que ha sido de mi vida lúdica, abriendo la puerta a escribir alguna que otra lista (adoro las listas). Allévoy.

2019: En busca de la ludoteca perfecta

El pasado 2019 fue para mí el año en el que di rienda suelta (en términos monetarios y en casi todos los otros términos) a mi afición por los juegos de mesa.

En mi caso nunca he formado parte del cult of the new, por lo que las diferentes novedades, kickstarters, releases de Essen me daban bastante igual. Sin embargo, mi obsesión por obtener una ludoteca perfecta de grandes juegos aclamados por crítica y público me seguía haciendo devorar podcasts, geeklists, actividad de mis geekbuddies, etc. con el objetivo de completar esa ilusoria colección.

Y aunque es cierto que este año había conseguido aumentar la cadencia de mis partidas, mi anti-ludoteca alcanzaba niveles nunca vistos con anterioridad (llegando a los 20 títulos, cifra risible para muchos), generando a su vez más ansiedad por jugar e, irónicamente, incrementando la intensidad de mis compras.

…hasta que llega un punto en que te das cuenta (o más bien te hacen darte cuenta) de que la estrategia no tiene mucho sentido y decides, como en otros puntos de tu vida, pararte a reflexionar e intentar encontrar un balance. Y en esas estamos, comienza 2020 y, como no tengo punto medio, mi objetivo actual es justamente el contrario: detener por completo las nuevas adquisiciones y centrarme en exprimir al máximo mi ludoteca (que ya cuenta con 48 grandes juegos y considero más que suficiente).

Si este planteamiento te resulta interesante, existen dos enlaces muy útiles que me gustaría compartir contigo:

Y por fin llegamos, cual opinión de tochoreseña, al punto más interesante de este post, hablar de los juegos que han marcado para bien o para «mal» mi 2019. Un año en el que han abandonado mi colección 26 títulos (venta o mathtrade) pero que han dejado paso a otras 31 adquisiciones dejando un gasto neto de 1.067,50€ (sí, he ido contando cada transacción, incluyendo fundas y todo). Comencemos.

Lo mejor de 2019

Arboretum ha sido el meaty filler perfecto cuando sólo dispongo de 30 minutos y busco algo intenso, que escale bien y me plantee decisiones interesantes. Enthusiastic

High Society es un Knizia perfecto para introducir a cualquiera, con una duración ajustadísima pero que proporciona partidas muy variadas gracias a esa duración variable. Mención aparte a las ilustraciones de Medusa Dollmaker que adornan esta edición de Osprey. Enthusiastic

Pax Pamir (Segunda Edición) al que sólo he podido echarle media partida pero que me dejó con muy buenas sensaciones e implantó en mí el germen de la curiosidad por conocer más títulos de esta serie. No descubro nada afirmando que Cole Wehrle es uno de los autores a seguir (recomiento encarecidamente echarle un vistazo a las notas de su próximo juego, Oath, cuyo kickstarter se aproxima). Espero que entienda que no podré ayudarle económicamente durante el año. Enthusiastic

Pax Pamir by The Innocent

Han ha sido una pequeña bomba perfecta para el breve tiempo del que disponemos en la oficina para este tipo de menesteres. La enésima evolución de Michael Schacht que empezó con Web of Power, continuó con China y el pasado año con el kickstarter de Iwari. Juego de mayorías «puro» súper interesante y que funciona especialmente bien a 3 jugadores. Enthusiastic

Great Western Trail, aunque tarde, entró con mucha intensidad y en un corto periodo de tiempo le cayeron 5 partidas. Grande Pfister. Eso sí, corramos un tupido velo sobre las ilustraciones de la portada, con esos vaqueros justo en el centro del vasto uncanny valley. Enthusiastic

Startups ha sido mi entrada al mundo de Oink Games tras escuchar el extenso repaso que hicieron Gaming Moguls en su capítulo especial. Aunque no me llegó a enamorar y quizá en un futuro pueda abandonar la ludoteca, me parece una propuesta interesante y quiero echarle más partidas. Suggest

The Estates sigue la senda de buenos juegos editados por Capstone Games, editorial en muy buena forma, aunque es cierto que juega sobre seguro trabando en reediciones de títulos muy demandados como los hits de Winsome Games. Reglas simples para un juego de subastas con economía cerrada y puteo máximo cuyo handicap principal es la corta duración (aunque se recomiende jugar a 3 rondas) que le hace parecer «menos serio» que otras alternativas. Suggest

Innovation ha sido para mí el descubrimiento de este año (gol de Señor). Aunque no ha podido ver demasiada mesa, las más de 100 partidas en Boardgame Arena confirman lo grande que es este diseño. Nada que no se haya dicho antes: pese a lo tremendamente caótico que pueda parecer en un principio, se trata de un juego increíble que retorna con creces la inversión de tiempo con cada partida. Enthusiastic

Puerto Rico, aunque lo había probado hace mil años, se presentó ante mí, resplandeciente, durante una visita fugaz a una tienda a la que iba a por un regalo. En este caso ocurre lo contrario que con Innovation: aunque la primera partida sobre la mesa nos proporcionó muy buenas sensaciones, sucesivas partidas en Boardgame Arena (tampoco muchas, 6 ó 7) han ido rebajando este interés. Aunque pueda parecer un sacrilegio, si este año la tendencia sigue siendo la misma, deberá abandonar la casa. Suggest

Hive Pocket cubre un espacio muy similar a Arboretum (de hecho los juego casi únicamente con mi hermana en la sobremesa). Duración muy comedida en un tamaño súper portable, rejugabilidad ilimitada y buenas sensaciones en general. Enthusiastic

Metropolys nos dejó muy buenas sensaciones tras la primera partida pero es necesario confirmar. Mención especial al randomizer que me dio por desarrollar para ayudar a la aleatorización de componentes durante el setup (https://metropolys.oldboycd.com/, puedes encontrar el repositorio de código en https://github.com/dpolan/metropolys). Suggest

Paris Connection es el primer cube rails familiar de mi ludoteca. Primeras sensaciones buenas, muy entretenido. No obstante, algunas reseñas de geekbuddies apuntan a que conforme los jugadores van adquiriendo experiencia las estrategias se vuelven algo retorcidas (nadie se arriesga a conectar ciudades para que sean otros los que aumenten el valor de nuestras acciones). Veremos cómo evoluciona. Suggest

Twilight Struggle no se si te sonará pero por fin entra en la colección el card driven game por excelencia, impulsado principalmente por haberlo encontrado a buen precio de segunda mano y alineado con la vena wargamer / histórica que me ha entrado tras devorar literalmente todos los podcast de Jugando con los Abuelos. Nada que comentar, es necesario darle más partidas (quizá aquí me apoye en la versión digital) para exprimirlo como se debe. Enthusiastic

Shards of Infinity se confirma como el Whatever Realms definitivo. Un deckbuilding bastante canon pero que con un par de mecánicas (la maestría de nuestro personaje y la posibilidad de comprar mercenarios) le da un punto interesante. Partidas rápidas, variadas y adictivas. Suggest

Las edades de Oro marca todos los checks de un buen juego de civilizaciones (uno de mis temas preferidos): asimetría, árbol de tecnologías, exploración por el «mapa» (aunque esto último es mejorable)… Todo con una duración muy correcta y unas ilustraciones que hay que quererlas. No es Through the Ages pero tampoco lo intenta. Enthusiastic

Biosphere fue un instabuy justo tras terminar la primera partida. Aunque mi copia no ha visto mesa desde entonces, tengo muchas ganas de volver a jugarlo. Creo que es importante que los jugadores asimilen la mecánica para poder enfocarse a los milestones que hay que cumplir, tratando de impedir también que los oponentes los consigan sin oposición. Enthusiastic

Res Arcana es otro buen juego del bueno de Thomas, que ya se conoce la fórmula, tiene oficio y en cada iteración nos da algo similar pero a la vez totalmente distinto. Especialmente interesante ver los comentarios del diseñador dentro del foro de estrategia, dando algunas pinceladas sobre cómo ha balanceado y testado las diferentes cartas, lugares de poder, etc.. Enthusiastic

La edición buena de Res Arcana by Johnny Dangerously

Pax Renaissance se ha ganado un hueco en mi corazón pero sobretodo en mi mente, dándole vueltas al sistema incluso tras la ráfaga de partidas (3) que le cayeron tras su compra. Aunque en su momento esquivé el tren de hype, otra vez un capítulo de los Abuelos reavivó mi interés por el juego y me hice con una copia de segunda mano precintada. Las sensaciones que transmite, los diferentes caminos a la victoria, el componente histórico (reino de Portugal, ejem), la evolución del mapa durante el juego… simplemente genial. Lástima que no haya recibido un lavado de cara realmente efectivo como sí ha ocurrido con la segunda ed. de Pax Pamir. Postdata: el juego no es, ni de lejos, tan complicado de explicar y comprender con un poquito de dedicación. Enthusiastic

Juegos que no han pasado el corte

Durante este año han sido muchos los juegos que han abandonado mi colección, algunos incluso sin haber visto mesa. De entre todos ellos, me parece conveniente resaltar los siguientes:

Kanban ha sido mi primer y último intento por acercarme a la obra de Vital Lacerda. Como me ocurrió en su momento con los buenos de Nuno y Paulo, opté por el que parecía la mejor opción introductoria. Las sensaciones que obtuvimos no compensan la inversión de tiempo de procesamiento mental que requiere comprender la intrincada maraña de mecanismos. Sorry bro.

Teotihuacán me pareció un euro algo flojo con acciones muy poco interesantes (como tirarse 5 turnos leveleando y moviendo dados para poder optar a hacer una vez la acción más potente de un espacio, wow). Teniendo en mi poder Los Viajes de Marco Polo no veo necesidad de tener un juego que palidece en cada punto con el que se compare.

Food Chain Magnate me dolió bastante al deshacerme de él (junto con algunos goodies de la BGG Store) pero, tras un análisis objetivo, no tenía sitio en mi ludoteca. Un muy buen juego que, pese a funcionar muy correctamente a dos, requiere de una implicación alta por parte de los jugadores para sacarle su máximo jugo, sobretodo a la hora de aplicar las diferentes estrategias. Está accesible dentro de mi grupo, por lo que siempre está la opción de jugar si cambio de idea.

Tigris y Éufrates (la edición de saldo que nos compramos todos online) me parecía un imprescindible pero creo que para exprimir su potencial necesita de un grupo de jugadores dedicado y de niveles similares, lo que en mi caso hace muy difícil que vea mesa.

Lewis & Clark también ha abandonado la estantería. Coincido en que es un juego muy bien hilado, con ilustraciones preciosas y un componente de carrera para el que no tengo reemplazo. Con todo, las sensaciones post partida nunca han sido excepcionales en mi caso.

Lewis & Clark by kilroy_locke

Antiludoteca

Aunque estoy muy contento con el devenir del año (178 partidas en mi haber), eso no impide que mi anti-ludoteca cuente con más títulos de los que desearía. A saber:

La Guerra del Anillo (segunda edición) verá mesa próximamente, le tengo unas ganas tremendas ahora que lo tengo pintado y es posible distinguir unas unidades de otras (peccata minuta).

Irish Gauge es otro título que creo puede funcionar muy bien en mi grupo. Básicamente lo compré basándome en un top de Heavy Cardboard y es cierto que el diseño gráfico de Ian Hastaenlasopa O’Toole es muy acertado.

Gloria a Roma básicamente cumple con el patrón anterior. Encontré una copia de la versión de Homoludicus a buen precio y me tiré de cabeza. Posteriormente descubrí en la BSK que esta edición contaba con erratas y me tocó preparar unos apaños adhesivos nivel Da Vinci muy resultones. Tengo muchas ganas de comprobar si los buenos comentarios están fundados.

Duel of Ages II fue una compra a ciegas basada en el pedazo de 10 que Cole Wehrle le puso en su momento (los peligros de abusar del rating de geekbuddies). Aunque me aseguraré de darle unas partidas de prueba, tengo serias dudas de que funcione por lo que he podido ver en diferentes gameplays. Veremos.

Antiquity debería ser, junto con The Great Zimbabwe, el Splotter que debería encajar mejor en mi ludoteca, ahora que FCM se ha ido. Muchas ganas de sacarlo a mesa, en principio a 2 jugadores. Además, aún huele a su antiguo dueño ?

Age of Steam debe ser jugado, sin ninguna duda, en las próximas semanas: todas las pistas apuntan a que será un bombazo en el grupo. Si no fuera así, podría abandonar incluso la ludoteca ya que no parece ser muy adecuado para jugar en pareja (nah).

Hansa Teutonica llegó a mis manos tras encontrarlo a buen precio. Al igual que otros títulos de esta lista, debería haber llegado para quedarse, ya que creo que puede ver mesa muy fácilmente.

1830 es el «18xx que hay que tener si no tienes ninguno». Y en eso estoy. No estoy muy seguro de mi situación con respecto a este título: se trata de un género en el que soy neófito, es recomendable disponer de un padrino, la duración y el número de jugadores necesarios para disfrutarlo no ponen fácil sacarlo de la estantería… Pero por alguna razón albergo la esperanza de poder estrenarlo. Quizá lo más sabio sería ponerlo a la venta y encontrar un grupo / club en el que iniciarme para decidirme.

1830: Railways & Robber Barons by moonblogger

Tempus fugit

Y hasta aquí este extenso artículo sobre este año que ya ha pasado y lo que está por venir. Espero que en este nuevo periodo que empieza traiga más partidas, más diversión y más de todo lo bueno. Nos vemos pronto.

4 respuestas a «2020: Una nueva esperanza»

He ido tomando notas conforme leía tu post y he añadido algún juegote a mi wishlist. Y… tengo que ponerme al día con la terminología de este amplio y fascinante nuevo hobby 🙂

¡Ya me contarás cómo te resultan! Lo divertido que tiene esto es que se puede disfrutar sin necesidad de adentrarse en estos niveles tenebrosos 😛

¡Gracias jefe! Por supuesto cuento contigo para asaltar de forma implacable a la anti-ludoteca.

P.D.: Tú tienes el FCM, yo Antiquity: win-win!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *